El día después de la gloria, Luis Molina relató en Locos por Correr cómo luchó para conseguir su sueño de obtener una marca para acceder a los Juegos Olímpicos. “Todavía me cuesta caer y saber que cumplí el sueño que tenía desde chico; fue el día más feliz de mi vida”, contó en una entrevista a flor de piel, sin cassette y llena de emociones. Si querés conocer el sacrificio de un atleta de verdad, escuchá esta nota.