El escritor Eduardo Sacheri se refirió en una charla con Deporte Interno a la naturalización de la violencia en el fútbol, que, aunque tiene como eslabón más evidente a los barras, ha sido fomentada por “un cierto periodismo amarillista que parece regodearse en la chicana y la burla”.
Además habló sobre su querido Independiente y el “largo y demorado desahogo emocional” que fue el ascenso, porque “en ningún momento logró imponer condiciones” como el grande que es.